Home office: la modalidad de trabajo que se nos adelantó


Para muchos y debido a la contingencia que se nos ha presentado en los últimos días el trabajo remoto, teletrabajo o home office ha sido una alternativa que ha llegado a sus vidas de manera inesperada; pero es una modalidad que está en ascenso desde hace mucho tiempo antes de la llegada del coronavirus, que pronto nos permitirá volver a la “normalidad”.

Me presento, soy Francisco De La Cruz: ingeniero en informática, venezolano, una especie extraña porque soy un techie/geek pero también me encantan los deportes al ser narrador… ¡Ah! Y he trabajado remoto durante los últimos 5 años en diferentes productos y proyectos en el área de software. Y hoy quiero hablarles un poco sobre esto último y como se incorporó en Global66, ya que soy el líder del equipo de desarrollo remoto.

Aproximadamente en agosto de 2019 se plantea dentro de nuestra empresa la idea de crear un equipo de trabajo a distancia, un conjunto de personas que pueda llevar a cabo las funciones y responsabilidades de un equipo de desarrollo de software, pero con una particularidad: físicamente sus miembros no están en el mismo lugar, ni siquiera están en el mismo país y jamás se han visto en persona. Que loco, ¿verdad?.

Pues no lo es: el trabajo remoto es una tendencia que ha ido en ascenso en los últimos años en las empresas altamente tecnológicas como la nuestra y no podía ser de otra manera, había que probar esa modalidad. Esa resistencia al cambio de tener empleados que no ves no es muy bien comprendida por todos, pero les aseguro que puede ser, y lo es; un éxito si tanto la empresa como los remote workers están comprometidos y son responsables.

Mientras esto sucedía en Global66, por otro lado estaba yo: un defensor del teletrabajo que se resiste a trabajar en una oficina (mientras pueda xD) buscando una oportunidad que por cosas del destino llegó a sus manos. Un empleo remoto como programador que se convirtió luego de varias conversaciones en el puesto de la persona encargada de liderar el experimento del equipo de trabajo remoto de la empresa.

Pero… ¿Y cómo se trabaja remoto? 

Se parece mucho a tu puesto de trabajo tradicional, solo que desde casa: no hay tráfico, no hay metro o taxis, no tienes que ir a una oficina (a veces), qué importa si está lloviendo, hace mucho frío o calor porque es tu decisión quedarte o no, tienes a tu familia cerca, puedes estar más cómodo, no tienes que afeitarte si eres hombre o maquillarte si eres mujer 😋 y un largo etcétera; pero no todo es color rosa: la responsabilidad es más y mayor al tener que demostrar que de verdad estás trabajando. Es por eso que te dejo algunos tips basados en mi experiencia personal sobre cómo llevar el trabajo remoto desde casa.

Lo primero, teniendo claro que no todo puede ser remoto: hay personas que no están habituadas a trabajar de esta manera y otras que sí, hay que evaluar qué puesto de trabajo puede ser remoto y cual no. En nuestra área los desarrolladores de software pueden ser remotos, porque al final de cuentas da lo mismo si tu código lo escribiste en la oficina o en casa siempre y cuando funcione de manera correcta: lo importante es cumplir y resolver lo que se te pidió.

Lo segundo, la disciplina de la persona que va a ser remoto: trabajar desde casa para muchos implica tener una mayor disciplina que la de un trabajo en el lugar, no debes olvidar que estás trabajando y no de descanso.

El tercer punto de esta lista es hablar con tu familia o quienes vivan contigo, debes recordarles que el hecho de que “estás en casa” no significa que no estás trabajando: hay que cumplir con lo que tienes que hacer, lo que está cambiando es el lugar físico de donde ejecutas lo que es tu responsabilidad (y por lo que te pagan).

Otro ítem importante de esta lista es tener un lugar de trabajo en casa: si tienes una habitación, cuarto o estudio; mejor. Evita a toda costa trabajar sobre la cama, y si no tienes una habitación para tu oficina al menos trata de adecuar un área donde tengas tu mesa/escritorio y puedas trabajar de manera cómoda y a gusto.

Levántate de la silla: estira las piernas al menos cada hora, den una vuelta por la casa/departamento y aproveche esos momentos para una merienda, tomar algo o estirarse. No pase tanto tiempo sentado, es contraproducente: tenga una silla cómoda y que su laptop/desktop no le cause molestias físicas.

¿Silencio, música o bulla? Todo depende de ti y tus gustos… En mi caso depende de lo que esté haciendo, pero si necesito concentración es el silencio el mejor aliado. Insisto: lo importante es que te sientas cómodo para hacer lo que tienes que hacer.

Distraerse es válido (de manera responsable): puedes hablar con alguien más, distraerte viendo memes, respondiendo el WhatsApp, hablando con tu familia e inclusive haciendo otras pequeñas cosas, pero recuerda que estás trabajando; tenlo siempre en mente.

En casa también hay horarios: aunque estés en tu hogar, dulce hogar; ten tus horarios para comer y descansar. Sé puntual en las reuniones que tengas y algo muy importante, respeta el horario de los demás: no estás disponible las 24 horas, estás disponible dentro del horario de trabajo fijado y cuando puedas si es fuera de éste.

Otra cosa muy importante es avisar si no podrás estar, ten respeto por tus compañeros y avisa si debes ausentarte o tienes algo más que hacer que no estaba previsto. Recuerda que tu sitio de trabajo es móvil y quizás puedas atender ciertas cosas desde tu smartphone o laptop.

La comunicación es vital en el trabajo remoto, es aún más importante que en el trabajo tradicional. ¿Por qué? Porque al no estar viéndose directamente las ideas o mensajes que se deseen transmitir pueden perderse en el camino. Apóyate en tecnologías como Meet, Slack, Jira, documentos y hasta Paint 😂: hay un sinfín de herramientas que te pueden ayudar de una u otra forma a explicarte y hacerte entender.

Y, por último; pero no por ello menos importante: sé humano. Parece ilógico escribir esto pero no lo es: como ser humano puedes enfermar, tendrás momentos donde necesitarás salir o hacer otras cosas; pero mientras cumplas tus responsabilidades, no deberías tener problemas entre tu trabajo y tu vida familiar al estar trabajando desde casa.

Espero que estas recomendaciones sirvan de ejemplo para probar esta modalidad de trabajo, que con el futuro veremos aún con más frecuencia según el área de trabajo donde te desempeñas y que puede hacerte más productivo: recuerda que no hay lugar como el hogar 😉